Hotel Quinta De Los Cedros


El Hotel

Un poco de la Toscana en el centro de Madrid. Así podríamos definir a este hotel singular que vive escondido en un bosquete de cedros, arces japoneses y otros árboles de buen porte entre la M30 y Arturo Soria. Desde las terrazas de las habitaciones de la primera planta las Cuatro Torres se divisan entre las ramas, parecemos protegidos de la gran ciudad, entre trinos de carboneros y mirlos. Si el edificio nos evoca a un palacete toscano, los interiores combinan los ambientes clásicos, a caballo entre el infalible estilo británico en muebles y telas y un italiano luminoso, con ventanales generosos allí donde estemos. La cafetería es acogedora y hasta privada, del restaurante hablamos luego, un salón de lectura hace las veces de segundo lobby, envuelto por jardines y casi bosque, y su sala de reuniones se ubica entre la vista al jardín y un espléndido muro que es biblioteca de vitrinas. Las habitaciones son clásicas, con baños modernos, y las suites son generosas y personales. Algunas dividen sus dos espacios mediante arco, dando al ambiente un punto de estancia de casona regia. Nos enamora este hotel singular que sorprende por su estilo, único en Madrid, y por sus ambientes. Estamos en uno de esos hoteles de cabecera, nuestra referencia cuando venimos a la capital.


Accesibilidad

Toda la planta baja del hotel es accesible a silla de ruedas, incluidos cafetería y restaurante, aunque no hay habitación adaptada. Señalética en relieve con numeración de habitaciones e indicaciones en baños comunes para personas con problemas de visión. Madrid dispone de varios circuitos turísticos de acceso universal, también previstos para personas con movilidad reducida. Informan de ellos en recepción del hotel.


¿Qué hacer?

 Actividades

Desde el hotel disponemos de autobús urbano al centro histórico y comercial de Madrid. En poco más de quince minutos estaremos en la Plaza de Colón y el eje Prado-Recoletos, zona de los tres principales museos (Prado, Thyssen y Reina Sofía) y por otro lado de los recintos feriales y el aeropuerto.

 Lugares que visitar

Madrid es interminable. Podemos ir de compras por el barrio de Salamanca o Sol, de tapeo por el Madrid de los Austrias -el Mercado de San Miguel, recientemente renovado es una buena opción- o simplemente pasear por los jardines de Sabatini en el palacio Real. Argumento mayúsculo son los tres grandes museos, Prado-Thyssen-Reina Sofía, en un tramo de apenas quince minutos a pie. En los alrededores de la ciudad y a menos de una hora, se encuentran muchos lugares para pasar el día, como Segovia, Toledo, Aranjuez o Alcalá de Henares.

 Libros

Imágenes de Madrid”, de Ediciones La Librería, 2007. Unos 35 euros.
Madrid. Guía total”, de Fernando DE GILES. Anaya Touring Club, 2009. Unos 21 euros.


Gastronomía

 Cocina

El restaurante Los Cedros es desde siempre una referencia de esta zona de Madrid. Para quienes han tenido ocasión de descubrirlo entre la foresta. La nueva etapa de este clásico tiene al mando de los fogones a Félix Celester con una carta creativa y de calidad en la que el pulpo se sirve sobre pizarra y las vieiras se alían con los piñones. La sala del comedor es un mirador al jardín, y cuando el tiempo es bueno las mesas toman el espacio verde. Un privilegio en la gran ciudad.

 Productos Típicos

Son recuerdos habituales de la visita a Madrid los abanicos, los caramelos de violeta o los catálogos de los tres grandes museos de pintura.


Cómo llegar 


Galería