El Jardín Del Convento


El Hotel

Hervás vive sumido en el sueño del mito y realidad de ser la mayor judería de España. El mito es fuerza poderosa, y llegamos a nuestro hotel, un edificio de mediados del XIX vecino del antiguo convento de los Trinitarios Descalzos, que hoy es sólo iglesia y que con su ambiente nos invita a vivir intensamente la calma de este pueblo histórico en el Valle del Ambroz, paralelo al del Jerte y no muy lejos de las también míticas Hurdes. Pero este ambiente de El Jardín del Convento se nos antoja mágico, y el jardín que le da nombre podría ver florecer plantas encantadas, porque resulta hipnótico contemplar esta foresta verde en la parte alta del pueblo, desde nuestra ventana o desde el comedor acristalado, que se abre al aire cuando llega la calor. En verano es la gloria del desayuno con vistas a frutales, laureles, flores de cultivo, envueltos por trinos mañaneros de todo tipo de pájaros. En invierno es el gusto del calor de la casa frente al jardín mojado de rocío. No es éste un hotel con pretensiones, y en su sencillez exquisita nos encontramos felices. Eso es en el empeño logrado de Carlos, Julia y Amós, que cuidan de su casa muy centenaria con mimo. Basta contemplar un desayuno en el que la fruta de temporada luce fresca y en forma de mermeladas elaboradas por ellos en la casa con evidente cariño. Son la producción del propio huerto: calabazas, tomates, ciruelas, peras, cerezas y melocotones llenan los tarros y piden, como el jamón, una rebanada de candeal que al tostar llena de aroma la estancia. Una rareza del desayuno es el polen fresco, que recoge un apicultor del pueblo. Se deshace en la boca, con todo su aroma. Son una gloria las habitaciones con terraza, sobre el jardín y el valle. Y un privilegio la casita del jardín, envuelta en verdes.


Accesibilidad

En su empeño por dar servicio, la primera habitación en planta baja, que cuenta con chimenea propia, se ha acondicionado para poder ser cómoda también a clientes con movilidad reducida. Esta habitación dispone de un coqueto baño adaptado. Señalización braille y relieve en distintos puntos del hotel.


¿Qué hacer?

 Actividades

Nuestra actividad favorita es producto de ese ambiente de relajación que expelen el jardín y la casa toda: la lectura y la música, de la que Carlos es buen conocedor. Lectura de casi cualquier cosa. No obstante es buena idea salir a recorrer a pie el Valle del Ambroz, visitar el casco más viejo del pueblo, ir a buscar setas u observar aves del bosque de roble y castaño. El propio Amós realizó el diseño de senderos que nos facilitan en mapas en el hotel. Desde Hervás podemos visitar Plasencia, con sus dos catedrales, o el Valle del Jerte.

 Lugares que visitar

La referencia cultural más importante es Plasencia, con sus dos catedrales platerescas y su casco histórico, a menos de media hora en coche desde el hotel. Y recomendamos Granadilla (aldea medieval, amurallada, abandonada y en proceso de recuperación, a 28 km), Candelario (pueblo de montaña magníficamente conservado, a 20 km, ya en Salamanca) y los restos romanos de Cáparra, a 30 km.

Más información en www.turismodehervas.com

 Libros

El valle del Jerte y del Ambroz: 20  recorridos a pie

La invención de la tradición judía. Centro de Estudios Bejaranos. De Marciano DE HERVÁS. 2010.
El Senderista, 2002. Damián DE LA CRUZ y José Carlos SERRANO. 15€
Cáceres. Colección Guiarama. Anaya Touring. Varios autores. 10€
 


Gastronomía

 Cocina

El hotel sólo sirve desayunos, con la mencionada fruta fresca, zumo de naranja recién hecho, quesos extremeños y jamón, mermeladas hechas en la casa, bollería y dulces típicos de Hervás, pan candeal. En el pueblo hay magníficos restaurantes de los que nos informan en el hotel.

 Productos Típicos

Embutidos varios, quesos, artesanía de la madera, cestas de castaño, cerezas en temporada.
 


Cómo llegar 


Galería